Tratamiento de la Presbicia

La Presbicia, también conocida como vista cansada, es la dificultad para enfocar los objetos que se encuentran próximos. Se trata de un proceso natural asociado al proceso de envejecimiento que afecta a todas las personas, pero que puede manifestarse a distintas edades, normalmente a partir de los 40 o 45 años.

Principales Técnicas para tratar la presbicia

Habitualmente se corrige con gafas o lentes de contacto progresivas. Puede añadirse la graduación de la presbicia a las gafas que se utilizan para corregir la miopía.

Pero del mismo modo que puede operarse la miopía, hipermetropía y el astigmatismo mediante cirugía, la presbicia también puede ser intervenida por medio de varias técnicas.

Estas técnicas son seleccionadas por el grupo de expertos para cada caso particular en función de variables como la edad del paciente, la graduación que necesita de lejos (en caso de tenerla) y las características del ojo. La evaluación debe ser llevada por profesionales que podrán evaluar si el paciente es apto para el tratamiento y cuál es la técnica más adecuada en cada caso.

El mejor momento para ser intervenido de presbicia o vista cansada es cuando el paciente desarrolla cataratas y es intervenido, ya que colocaremos la lente intraocular adecuada para corregir el problema.
 

Lente intraocular multifocal y trifocal

En estos tratamientos se extrae el cristalino y se sustituye por una lente que funcionará como un cristalino artificial.

  • Multifocales : Tienen dos focos, uno para lejos y otro para cerca. El cerebro es el que elige el enfoque más adecuado para cada situación. De esta forma los pacientes recuperan un rango de visión completo, pudiendo realizar todo tipo de actividades sin necesidad de usar gafas ni lentillas.

  • Trifocales: lograremos una buena visión lejana, distancias medias y cercanas. Recomendada para usuarios de tablets y  ordenadores.

 

Tratamiento con láser

Este tratamiento (visión combinada o monovisión) es muy similar al utilizado en miopía, hipermetropía y astigmatismo. Se corregirá la presbicia, mejorando la visión intermedia y próxima.

Un ojo siempre está más especializado en ver de lejos y otro en ver de cerca. Se llaman ojo dominante y ojo lector respectivamente. Mediante el tratamiento con láser vamos a potenciar esta especialización, de forma que ya no se necesitarán gafas o lentes de contacto para la visión lejana y la visión cercana será apta para la vida diaria. 

 

Respecto a los postoperatorios, son indoloros y rápidos para ambos tipos de técnicas, permitiendo que el paciente puede hacer vida normal al día siguiente de ser intervenido.

Los profesionales le prescribirán los fármacos que consideren oportunos, junto con las lágrimas artificiales que deberá usar a menudo, tantas veces al día como las necesite. A pesar de tratarse de intervenciones sencillas, siempre es muy importante seguir al pie de la letra todas las indicaciones que reciba siendo el seguimiento de su caso de vital importancia. Se le indicarán los días y los plazos en los que deberá someterse a las revisiones, para así estar seguros de que no hay ningún problema y de que los resultados son los esperados.

 

Posts Relacionados